José Luis Castillo cultiva 3 hectáreas a la vera de un camino, en Santa Fe. Junto a su familia, lucha para que la propiedad esté al servicio del bien común. “La tierra tiene que dar vida a todos. No a unos pocos. La tierra no puede ser negocio para unos pocos, y sueños inalcanzables para el resto”.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta