En Orito, una localidad del Departamento del Putumayo, en la selva colombiana, frontera con Ecuador, cada agosto, desde el 2002, diferentes pueblos y nacionalidades esperan con mucha expectativa la realización del Encuentro Intercultural de los Pueblos Indígenas por la Pervivencia e identidad. Allí se reúnen los Nasa, los Camsa, los Awa, los Misak, los Ingas y otras nacionalidades para afianzar y reafirmar sus identidades. Es un compartir de comidas, danzas, ritos ancestrales de agradecimiento a la madre tierra, a la naturaleza. Es también un espacio para hablar sobre sus problemas y sus aspiraciones. Es, en buena cuenta, una fiesta entre culturas y un compartir de saberes.

Juegos Tradicionales de los pueblos la yuca Foto por Eyver Martinez Lopez, Colectivo Selva Verde, Red cantoyacoEste año, como en los anteriores, la Red Cantoyaco, conformada por varias emisoras comunitarias en la región y miembro de la Red Pan amazónica de ALER; ha vuelto a acompañarles en la trasmisión de varias actividades. Los pueblos y nacionalidades de la región lo agradecen porque saben que la cultura, para permanecer viva, debe amplificarse, difundirse. Sienten que la comunicación es estratégica y que la visibilización de lo que ellos hacen servirá de motivación a otros pueblos y nacionalidades dispersas en el continente. Es una reafirmación de su identidad en una región caliente dominada por el narcotráfico, la guerrilla, las bandas criminales y el ejército colombiano.

Cachuela espernza 2En Bolivia…

Más al sur del continente, en la selva de Bolivia, Carlos Salazar, Nils Vásquez y otros compañeros de la Radio Santa Cruz empiezan a hacer las conexiones del equipo de trasmisión, la antena, micrófonos. Hicieron un largo y pesado viaje hasta Guajaramerin, en la frontera con Brasil llevando la “Radio Viajera” para recoger la preocupación de los pobladores y pobladoras sobre el megaproyecto hidroeléctrico Cachuela Esperanza que, de concretarse, inundaría sus tierras. La “Radio Viajera”, iniciativa de la Red Pan amazónica de comunicación de ALER recorre los pueblos de la Amazonía boliviana recogiendo el hacer, el sentir y los saberes de la población.

En Guatemala…

En el nor-oriente del departamento central, entre los municipios de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc, en una localidad denominada La Puya, un puñado de pobladores permanece atrincherados en unas precarias tiendas de palos, cartón y lona, en defensa de la vida, la salud y el medio ambiente. Desde el 2010 se han declarado en resistencia pacífica contra las operaciones mineras de la transnacional estadounidense Kappes, Cassiday & Associates, que actúa mediante sus subsidiarias locales Exploraciones Mineras de Guatemala S.A. y Servicios Mineros de Centro América. Sin otra arma que el de la no-violencia se opone al proyecto de extracción de oro “El Tambor” porque eso significa contaminación de la escasa agua existente en la zona que se consume diariamente y que se utiliza además para el riego de los sembradíos.

Desde entonces, la Federación Guatemalteca de Escuelas Radiofónicas FGER ha sido parte y acompaña hasta hoy este proceso. La red de radios populares y comunitarias que la integran se ha hecho parte de la resistencia y así lo sienten las y los manifestantes de La Puya. Desde la radio, ejercen su derecho a comunicarse y advierten de las consecuencias funestas que va a traer la continuidad del proyecto minero. Las voces amplificadas al territorio guatemalteco y al continente a través de ALER, han servido, en buena cuenta, para atenuar, por ejemplo, la fiereza de las intervenciones policiales que, en más de una oportunidad, intentaron desalojarlos a golpe de culata y balas. Ha servido para poner en el debate público el tema del manejo de la minería en el país. La Puya, es hoy una referencia de lucha pacífica en el continente.

chileEn Chile…

En Chiloé, en ese lindo ramillete de islas al sur de Chile, el pueblo Williche reunido en su III Cumbre en enero del 2014 escribe en su pronunciamiento final la necesidad de mejorar la comunicación en la comunidad, entre vecinos y en las familias. Al tiempo de agradecer la presencia de los compañeros y compañeras de América Indígena en Red de ALER se proponen fortalecer los encuentros familiares y comunitarios para que las nuevas generaciones se encuentren con el conocimiento de los antiguos. Se plantean recuperar la conversación, el nutram, la música, juegos, la reunión en chafkintu para aprender y fortalecerse. Se comprometen, además a la formación de una red de radios y medios de comunicación propios sobre la base de la radio Wenu Newen ya existente para difundir herramientas, apoyarse en la defensa del territorio y difundir su cosmovisión. Aspiran a formar un equipo de comunicaciones porque entienden que los medios de comunicación pueden ser una forma de lucha y unión en favor de sus comunidades.

En todo el continente…

Esta diversidad de experiencias narradas son solo algunos ejemplos del trabajo cotidiano que las socias y redes de ALER realizan a lo largo y ancho del continente. Desde su práctica ponen de manifiesto el potencial de la comunicación como un espacio capaz de generar sentimientos de reafirmación de su identidad y promoción de su cultura como punto vital de su existencia en un mundo globalizado y dominante que cada vez más pretende disminuirlos e invisibilizarlos.

En sus 44 años de existencia ALER conoce del carácter estratégico-político de la comunicación y, desde esa dimensión ilumina las distintas realidades y problemáticas que aquejan a los pueblos y comunidades de la Amazonía, las zonas rurales y urbanas empobrecidas de América Latina y el Caribe. Sus radios, coordinadoras y redes denuncian todos los proyectos que atentan contra la vida de las personas y la madre naturaleza y, desde sus prácticas radiofónicas y comunicacionales trabajan en la construcción de una nueva sociedad que, en ALER lo llamamos, Buen Vivir.

La construcción del paradigma del Buen Vivir que se presenta como una alternativa al “paradigma del desarrollo” supone trabajar en refundar el ejercicio de la política, construir una democracia participativa, impulsar nuevos liderazgos. Precisa de promover una educación y comunicación descolonizada y, en particular, promover la comunicación como un derecho humano; todo ello en el marco de fomentar una cultura del respeto a la vida y la naturaleza en su conjunto.

El trabajo aquí señalado por la Red Cantoyaco, América Indígena en red, la FGER, la Red Pan amazónica de Comunicación son sólo muestras de esa aspiración de la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica, ALER, de educar y comunicar pasión por la vida y fortalecer el compromiso con la felicidad de los pueblos latinoamericanos.

Hugo Ramírez Huamán
Coordinador General ALER

No hay comentarios

Dejar una respuesta