La comunidad indígena Guaycurú de Bajo Hondo, departamento Moreno, fue víctima de un nuevo ataque por parte de un grupo armado. Estos responden al mando de un empresario dueño de la firma Manaos, que tiene el objetivo de apropiarse de esas tierras.

Se trata de otro intento de desalojo en la provincia de Santiago del Estero, que dejó como saldo a una persona herida de bala, animales muertos, y viviendas incendiadas.

bajo-hondo2
Foto: Mocase Vía Campesina

La región Bajo Hondo se sitúa a 80 kilómetros al este de Quimilí y a 200 de la capital santiagueña. Allí el sábado 24 de septiembre, alrededor de 40 sujetos destruyeron un alambrado para ingresar a un predio de 4.000 hectáreas donde viven 60 familias, que se ganan la vida con la cría de animales.

En nombre de las víctimas de este atentado, Mocase Vía Campesina (Movimiento Campesino Santiago del Estero) señala a Orlando Canido como el responsable de estos atropellos contra la comunidad de Bajo Hondo.

bajo-hondo3
Foto: Mocase Vía Campesina

“Este nivel de impunidad es inadmisible. El modo de actuar violento y mafioso de Orlando Canido, el dueño de Gaseosa Manaos que en varias ocasiones se ha presentado en el campo comunitario queriéndose adueñar del mismo, ha sido públicamente denunciado durante años, con aporte de pruebas, filmaciones, denuncias, etc.” expresa un comunicado firmado por la organización.

Desde el equipo jurídico del Mocase aseguran que el empresario “dice tener títulos por 1.800 hectáreas. Hasta ahora, no se hizo ningún juicio civil que demuestre tal condición”. Además, los asesores legales de los pobladores reforzarán los dos recursos de amparo interpuestos semanas atrás.

Por su parte, ACINA (La Asamblea Campesina Indígena del Norte Argentino) también exigió “la inmediata acción de la Justicia y la urgente intervención de la Mesa de Diálogo por el Desarrollo de la Agricultura Familiar, integrada por el Episcopado argentino, la Secretaría de Agricultura Familiar, Organizaciones sociales, campesinas, indígenas y empresarios del agro”.

Frente a este hecho criminal que hoy le toca vivir a la comunidad de Bajo Hondo, pero que en general es una constante en muchas zonas rurales, desde Instituto de Cultura Popular repudiamos estas acciones criminales y acompañamos en la denuncia de las organizaciones campesinas en un firme pedido de Justicia, para terminar con estos violentos atentados contra los derechos posesorios de las comunidades del norte argentino.

PRENSA INCUPO

No hay comentarios

Dejar una respuesta