Desalojos: atropello empresarial y resistencia campesina

La violencia hacia los campesinos no cesa en el interior de Santiago del Estero. Sin embargo muchas familias están dispuestas a ayudar en búsqueda de una solución a los conflictos por la tierra. Empresarios criminales, una Justicia desentendida y el deseo en este fin de año.

1
227
Decenas de personas en los tribunales de Añatuya firmes en el reclamo de Justicia.

Vivir tranquilos y producir en paz es el deseo en esta época del año de todas las familias campesinas de Santiago del Estero. 

Sin embargo esto es sólo un anhelo, ya que muchas comunidades se encuentran en conflicto con empresarios que intentan desalojarlos de sus tierras mediante la violencia. 

El pasado 14 de diciembre en Añatuya, a 200 kilómetros de la capital santiagueña, decenas de familias protestaron frente a los tribunales de esa ciudad en reclamo de Justicia y de una solución pacífica.  

Unos de los campesinos afectados, Gustavo Bassalo, oriundo de Quimilí, contó en detalle a Incupo sobre la situación que les toca vivir a su familia y a otras comunidades de la zona de Añatuya, Icaño, Colonia Dora y Pinto. Denuncian públicamente el accionar mafioso y criminal de empresarios como Tonani, Najera, Goldfard y Canido, que contratan a hombres armados para presionar a las familias.

______________________________________________________________________
Nota relacionada: “Campesinos piden Justicia por intentos violentos de desalojo”
_______________________________________________________________________

 “Estos empresarios vienen arrastrando problemas desde hace muchos años. Y llegan con una serie de metodologías que consisten en poner gente armada en el campo y empezar a amedrentar a las familias para ver si negocian la tierra o directamente se van.” expresó Bassalo.

“Otros empresarios no hacen uso de ese método, y presionan más por el lado del a Justicia, mandando órdenes de desalojo a los compañeros, también medidas cautelares que implican que los campesinos no se puedan acercar a los empresarios ni a sus trabajadores”, agregó.

 “hay muchos jueces al servicio de los empresarios y de los agronegocios”.

La Justicia que no llega

Ante esta dramática situación, todos los campesinos afectados se vieron obligados a recurrir al asesoramiento jurídico, para poder presentar ante la Justicia todas las pruebas posibles que certifiquen su posesión de la tierra. “Nosotros tenemos un equipo jurídico del Mocase que está compuesto por compañeros abogados que nos están asesorando en todo momento, pero la Justicia hoy en día está prendida con los empresarios en todos los lugares, hay un vicio importante de la Justicia, hay muchos jueces al servicio de los empresarios y de los agronegocios”.

A pesar del panorama desalentador que se teje entre las formas de impartir Justicia y los ataques que se continúan registrando en el campo, Gustavo aún no pierde las esperanzas, “Queremos estar en paz y seguir produciendo como lo venimos haciendo todos los años, por generaciones y generaciones. Queremos laburar en paz y que nos dejen de joder básicamente”.

“Nosotros creemos que hay algunos empresarios que han comprado con buenas intenciones papeles o títulos de propiedades, que resulta que después encontraron que son tierras en donde hay miles de familias viviendo por generaciones. Y en vez de amenazar a las familias queremos que tengan en cuenta que lo que tienen que hacer es hacer un juicio por estafa a quienes les han vendido, porque no pueden estar comprando tierras donde ya hay otros derechos por encima del derecho del título, que es el derecho posesorio”. 

Un deseo de fin de año  

Bassalo se refirió a sus deseos para estas fiestas como productor campesino de Quimilí, “Son dos los mensajes que queremos dejar, uno es que queremos vivir en paz, trabajar en paz, queremos producir en paz. Y el otro hacia los empresarios en esta época del año, ellos también deben tener familia, queremos decirles que si han hecho un negocio de buena fe y los han estafado, nosotros estamos dispuestos a ayudarlos.”

 Prensa Incupo

1 Comentario

Dejar una respuesta