Funcionarios del ámbito educativo y ambiental, junto a representantes de organizaciones de la sociedad civil de las cinco provincias del noreste se reunieron en la Isla del Cerrito, Chaco, para aportar al diseño de una estrategia nacional de Educación Ambiental.

El actual modelo de producción, la deforestación, el mal manejo de los residuos y el agua fueron señalados como los principales problemas que afectan al ambiente regional y que deben ser abordados desde la Educación para su transformación.

El encuentro, realizado los días 27 y 28 de abril, fue convocado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y el acto de apertura, contó con la presencia de la Licenciada María Celeste Piñera, del Ministerio de Ambiente de la Nación, Daniel Capitanich, Vicegobernador del Chaco, María Elina Serrano, Ministra de Planificación y ambiente y la Arquitecta Claudia Terenghi, Subsecretaria de Ambiente del Chaco.

“Vemos un crecimiento en la conciencia ambiental de la población, pero falta avanzar mucho más”, expresó la Ingeniera Serrano. “Hoy la gente comienza a preguntarse sobre las causas de tanta inundación y sequía, de los problemas de contaminación. Frente a problemas tan complejos, la Educación Ambiental debe trascender a la escuela, abrir la participación a las organizaciones sociales y a las universidades para construir un modelo productivo sustentable, que respete el equilibrio de la naturaleza”, agregó.

ACUERDOS, AVANCES Y COMPROMISOS

“El encuentro fue muy positivo por el nivel de participación y aportes de las delegaciones provinciales”, evaluó Guillermo Priotto, a cargo de Educación Ambiental del Ministerio de Ambiente de la Nación. “Hubo una notable coincidencia en los principales problemas ambientales de la región. Y sobre todo, aportes novedosos en la forma de abordarlos”.

Entre los principales problemas se señalaron: “El impacto de las inundaciones en el sector rural y urbano por fallas en el manejo y distribución del agua”.

En materia de residuos, además de la “separación y reciclado”, se habló de “la necesidad de promover un consumo responsable y un etiquetado de los productos para conocer su impacto en el ambiente”.

Por último se mencionó “El aumento de la deforestación provocado por el avance de la frontera agropecuaria y por un modelo de producción extractivo que produce alto nivel de contaminación ambiental”.

“La Educación ambiental no va a resolver todos estos problemas”, señaló Priotto . “Esto es responsabilidad de los gobiernos, que tienen que controlar y hacer cumplir las leyes. Pero sí, puede aportar información, mostrar alternativas y promover la alianza entre diferentes sectores para lograr un desarrollo sustentable que no desplace las poblaciones más humildes de nuestro país”.

Finalmente, Priotto explicó que “estos aportes se sumarán a los que surgirán en las diferentes regiones, y serán los insumos principales para la elaboración de una Política Pública nacional de Educación Ambiental”.