El 21 de septiembre de 1970 salía al aire el primer programa radial de INCUPO. Por esos años se promovía la alfabetización junto a una propuesta de organización para campesinos criollos, indígenas y trabajadores rurales asalariados.

Primero fueron los grupos comunitarios de 10 o 15 familias que se juntaban a defender su tierra, comprar su semilla o vender su producción. Después estos grupos se relacionaron con otros, y fueron conformando organizaciones provinciales. Hoy en todo el norte argentino, estos grupos se han multiplicado. Se han agrupado en distintas organizaciones de alcances provinciales y nacionales.

INCUPO continúa trabajando con estas familias y organizaciones en las provincias del norte. Lo hace capacitando a través de cursos de formación política, técnica o de comunicación para jóvenes campesinos e indígenas que quieren trabajar en la región y difundir las acciones de las organizaciones en ejercicio y defensa de sus derechos.
Leyes para el sector campesino de alcance nacional, actorazgo político de las organizaciones, la creación de la universidad campesina, proyectos y capacitaciones para el manejo de bosque y el agua, campañas a favor de un ambiente saludable sin agrotóxicos, ferias francas y mercados sociales, producción agroecológica, son sólo algunos de los proyectos en los que INCUPO sigue trabajando.

De aquel 21 de septiembre de 1970 ya pasaron 45 años. Las organizaciones campesinas han crecido muchísimo. En el marco democrático se fortalecieron mediante su accionar político en reclamo de sus derechos. Tienen propuestas propias, y participan en espacios de construcción política, junto a otros actores y al Estado.

45 años después, junto con las organizaciones, INCUPO asume su rol de actor social y político y se propone incidir en las políticas públicas que respondan tanto a las necesidades urgentes de campesinos e indígenas como a los derechos de la población.

Junto a muchas personas, grupos, instituciones, organizaciones, INCUPO ha escrito 45 años de Historia. Y con la mirada puesta en el presente y en el futuro, sigue diciendo con mucha esperanza ¡JUNTOS PODEMOS!

INCUPO