La posibilidad de que familias campesinas puedan vivir en armonía produciendo y conservando el monte nativo, cada vez está teniendo más repercusión en los círculos académicos.

En Santiago del Estero, se está ejecutando un proyecto en el cual familias campesinas demuestran que vivir en un monte sin degradarlo, hoy es algo posible. Esto lo hacen en coordinación con universidades y otras instituciones que ponen los ojos, en esta forma ancestral de cuidar el monte.

El Antropólogo Esteban Rivas proveniente de Chile, visitó las experiencias de las familias que trabajan con INCUPO en Añatuya, junto con REDAF (Red Agroforestal Chaco Argentina).

Rivas, junto a otros ejecutores del proyecto, recorrieron el chaco argentino, “Hemos visto como se está desarrollando un trabajo en torno a la certificación, que ha generado un proceso de participación de distintos actores que están vinculados al tema del bosque nativo” expresó.

A su vez, el antropólogo afirma que esto “está generando un proceso de concientización para poder reducir la tasa de deforestación y degradación del bosque nativo”.

“Nosotros creemos que hay que mantener los bosques pero pensamos que la gente tiene que vivir en ellos. Para esto es necesario un proyecto político que tenga leyes y programas que fortalezcan el manejo, la conservación  y la permanencia de las comunidades en el bosque” y agregó, “pero también el trabajo político de las comunidades campesinas es importante para que se puedan sostener ellas mismas”.

PRENSA INCUPO