Tras dos semanas de deliberaciones, los 195 países reunidos en la Cumbre del Clima de París (COP21) aprueban un acuerdo histórico, definitivo y vinculante en la lucha contra el cambio climático.

La cumbre del clima (COP21) de París aprobó el primer acuerdo universal de lucha contra el cambio climático, en el que cerca de 200 países, tanto desarrollados como en desarrollo, se comprometen de manera histórica a transitar de manera conjunta hacia una economía baja en carbono.

Para lograr el acuerdo que marca el inicio de un nuevo modelo de desarrollo han hecho falta veintiún años de cumbres del clima y doce meses de los más intensos esfuerzos diplomáticos que se hayan hecho en la historia.

El acuerdo aprobado tiene como objetivo mantener la temperatura media mundial muy por debajo de dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales”, aunque los países se comprometen a llevar a cabo todos los esfuerzos necesarios para que no rebase los 1,5 grados y evitar así los impactos más catastróficos del cambio climático.

Para lograr ese objetivo, recoge compromisos nacionales de lucha contra el cambio climático de cada una de las 196 partes del acuerdo y obliga a los países tanto a rendir cuentas de su cumplimiento como a renovar sus contribuciones al alza cada cinco años.

Defensores del medio ambiente consideran que el texto del acuerdo demuestra la intención de alejarse del uso de los combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas. Sin embargo, muchos habrían deseado que se hubiera obrado antes y que los países firmantes hubieran adoptado compromisos concretos