En todo el norte argentino, el desalojo a familias campesinas y pueblos originarios de sus tierras es moneda corriente. Empresarios y poderosos disputan la tierra que por generaciones perteneció a comunidades originarias. Esto lleva al conflicto, y en muchos casos a la violencia.

En Santiago del Estero se crearon por ley unos nuevos juzgados que resolverían exclusivamente estos litigios por el territorio. Deolinda Carrizo del Mocase (Movimiento Campesino Santiago del Estero) manifestó la necesidad de que estos juzgados se pongan en funcionamiento, “queremos que se dé avance a este juzgado de derechos reales que se han venido construyendo con diversas organizaciones”.

Al mismo tiempo, la referente campesina, expresó el rechazo de las organizaciones campesinas ante el fallo de jueces de la provincia en contra de las comunidades originarias, “jueces que prácticamente han venido creando una criminalización contra las comunidades o referentes de las comunidades quienes están defendiendo el derecho a sus tierras”. 

PRENSA INCUPO