INCUPO estuvo presente en el primer Foro Ambiental Municipal que se realizó en Resistencia, Chaco, el 21 de marzo y que fue organizado por la Presidencia del Concejo de dicho municipio.

El eje de este primer foro estuvo en función de la creación del Código Ambiental y la necesidad de trabajar estos temas a nivel educativo.

El Código Ambiental será una herramienta jurídica que pondrá los parámetros para una mejor convivencia dentro de la ciudad, dijo Gustavo Martínez presidente del Concejo Municipal de Resistencia.

La  jornada estuvo divida en dos Mesas. En la primera se planteó “El problema ambiental de la ciudad de Resistencia, causas y posibles soluciones”. Los disertantes fueron Ing. María Angélica Kees  y de Ing. José Alberto Ruchesi quienes fundamentaron la necesidad de proteger las zonas rurales, las especies nativas y la urgente parquizacion de la ciudad con especies de árboles acordes al clima de esta región.

La segunda mesa fue en torno a las cuestiones educativas. El eje del debate giró en torno a la  “Participación ciudadana y Educación ambiental”  a cargo de Lic. Guillermo Priotto, Prof. Sergio Soto y Lecko Audencio Zamora del Pueblo Indígena Wichí.

A modo de síntesis, se puede destacar que las presentaciones marcaron el acento en el crecimiento urbano como fenómeno mundial. Y que es un hecho indiscutido que Resistencia no escapa a esto viéndose ya en la urgencia de trabajar para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos. Se sabe que con el crecimiento demográfico, aumenta la construcción de edificios, la generación de más basura y un mayor consumo de energía que van en detrimento de un ambiente saludable y que va sumando más causas negativas que favorecen la crisis climática. Situación que hay que revertir.

En ese sentido, la educación es clave porque es necesario reveer las propias prácticas, nuestros comportamientos ciudadanos para saber cuáles son lo que debemos modificar. Cómo nos manejamos con la basura, con el uso de la energía, con el cuidado de árboles, etc. No solo se trata de la formación de docentes y estudiantes en la materia sino de  toda una re-educación social que debemos hacer para que cada uno aporte un grano de arena que ayuden a mejorar, o al menos no profundizar, la crisis climática que atravesamos como ciudad y como Planeta.

Tanto funcionarios como ciudadanos en general  tenemos distintas responsabilidades que tienen que ir en sintonía de un ambiente sustentable, es decir de un ambiente que proporcione mejor calidad de vida para todos, con un mejor uso de los recursos energéticos y una re adecuación de la organización de la ciudad en virtud de avanzar hacia un hábitat digno tanto para los pobladores urbanos como rurales.

PRENSA INCUPO