Integrantes de organizaciones sociales de Paraguay, Brasil y Argentina debatieron propuestas educativas orientadas a promover un desarrollo rural con arraigo de los jóvenes en sus territorios.

El encuentro, se desarrolló durante el martes y miércoles pasado en la sede de la Universidad Nacional del Nordeste, con una participación cercana al centenar de personas.

En el comienzo, las delegaciones coincidieron en describir la situación social y educativa en las zonas rurales como “muy grave”. “Los recortes en los programas de ayuda a la agricultura familiar y la degradación ambiental por fumigaciones y desmontes empujan a las familias a abandonar el campo”, explicaron.

A nivel educativo, mencionaron “la falta de infraestructura básica para la educación y la vida en el medio rural”  y “la necesidad de una educación que forme a los jóvenes para el arraigo”.

Experiencias

Como aporte a la búsqueda de soluciones, técnicos de diferentes países compartieron experiencias educativas de relevancia que están contribuyendo al desarrollo rural.

Silvia Ferro, docente de la Universidad para la Integración Latinoamericana (UNILA), de Foz de Iguazú, resaltó que “esta casa educativa forma actualmente unos 3000 alumnos de diferentes países, con una orientación que apunta al desarrollo agroecológico de las comunidades campesinas”.

La diputada nacional Carmen Arias, invitada especial del encuentro, expuso los logros interculturales alcanzados por las Universidades campesinas indígenas de Bolivia, con participación efectiva de las comunidades Guaraníes, Quichuas y Aymarás de ese país.     La situación de la educación rural en Uruguay, fue desarrollada por el ingeniero Gustavo Cabrera, delegado de la Reunión especializada de la Agricultura Familiar del Mercosur (REAF).

El profesor Mauro Martínez, fue el encargado de compartir la experiencia de las Escuelas de la Familia Agrícola (EFAs) en nuestro país.

Con más de cinco décadas, esta experiencia, basada en la participación de las familias campesinas en el proceso educativo, logró un amplio reconocimiento y valoración por parte de las comunidades rurales.

Desafíos

Jóvenes y adultos, docentes y productores debatieron en grupos sobre propuestas educativas superadoras, partiendo del aporte de diferentes experiencias. Entre ellas: Diplomaturas en Agroecología, Radios Comunitarias, experiencias de lucha por la Tierra, Profesorados de Educación Bilingüe intercultural, entre otras.

La riqueza de estas prácticas aportó ideas para fortalecer los procesos educativos en las comunidades y organizaciones de los diferentes países: Se mencionó la necesidad de “partir de una educación que respete la identidad campesina”, “Fortalecer las organizaciones en los territorios y trabajar en forma articulada con sectores urbanos”, “Promover un acercamiento a los consumidores generando alianzas en defensa de la soberanía alimentaria”, entre otras.

Sobre todo, el intercambio de experiencias, opiniones y miradas entre jóvenes y adultos de diferentes países  apuntaló la integración latinoamericana, tan necesaria en estos tiempos difíciles que vive nuestra región.

El Seminario fue organizado por el Programa Mercosur Social y Solidario, Asociación de EFAs de Chaco y Corrientes, Asamblea Campesina Indígena (ACINA), Movimiento Agroecológico de Latinoamérica (MAELA) y el Instituto de Cultura Popular (INCUPO).

PRENSA INCUPO