Ante la violencia de la que fue víctima la familia Qom del Barrio Bandera Argentina de Fontana, Chaco, el Instituto de Cultura Popular (INCUPO) repudia la vulneración de derechos de los pueblos indígenas del Chaco. “Pedimos justicia y que cesen los actos de violencia contra los indígenas. Lo que sucedió en Fontana no es un hecho aislado y solicitamos al gobierno provincial que atienda los reclamos de las familias indígenas que padecen inequidad y exclusión”, expresó Susana Sotelo, responsable del Programa de Derecho Indígena de INCUPO.

“Repudiamos el accionar violento de la policía del Chaco hacia una familia que no había cometido ningún delito y donde fueron vulnerados los derechos de indígenas, niñas, niños, adolescentes y mujeres”, afirmó Sotelo.

El sábado 30 por la noche, con brutalidad, efectivos de la Policía del Chaco ingresaron en una vivienda ubicada en el barrio Bandera Argentina, localidad de Fontana, donde vive una familia de la Nación Qom. Allí entraron por la fuerza a la casa y golpearon a los integrantes de esta familia.

“Se repite el acto discriminatorio hacia la familia indígena calificada como indio infectado, haciendo alusión a los casos de COVID 19 que se dieron en el Barrio Toba de Resistencia. En este tiempo de pandemia se han profundizado las actitudes discriminatorias hacia el indígena culpándolos de ser los causantes del contagio”, expresó la integrante de INCUPO.

Desde la organización se solidarizan con todas las familias indígenas del Chaco que sufren violencia y discriminación, “especialmente en este tiempo de cuarentena donde las actitudes raciales parecen estar exacerbadas”, calificó Sotelo.