Luego de sistematizar la información compartida por los asistentes del Encuentro de Agricultura Familiar realizado el viernes 22 de junio en la ciudad de Reconquista. Las organizaciones del norte santafesino socializaron las conclusiones alcanzadas en cada uno de los ejes trabajados.

El encuentro contó con la participación de las organizaciones Obreros del Surco; Huellas de mi Tierra, Las Taperitas (Lanteri); Pequeños Productores La Hortensia Tacuarendi; Asociación Vida en libertad (El Gusano); Frente Nacional Campesino; Creciendo Juntos de Col. Duran; Movimiento de Desocupados Reconquista; Romang Emprende; Asociación Civil, Timbó Norte; ACINA; Comunidad Aborigen de Los Laureles; INCUPO y Fundación Nuevo Surco se reunieron en la ciudad de Reconquista con el objetivos de Conocer aspectos de la realidad de la Agricultura Familiar y su relación con las políticas públicas.

EJES

ESTADO ACTUAL DE SITUACIÓN DE LOS AGRICULTORES FAMILIARES
Las familias del campo se encuentran hoy viviendo el día a día, sobreviviendo pese a los tarifazos, el alto costo de vida y la desproporcionalidad de los ingresos en relación a la inflación. Se registra una falta de fuentes de trabajo y los que se consiguen son con remuneraciones muy bajas.

Los participantes plantearon la falta de tierras y de vivienda, y se mostraron preocupados por la dificultad para regularizar tierras; ausencia de políticas públicas para el sector; dificultad para pagar los altos costos de los servicios; altos costos de los insumos para producir; que llevan a una baja de la producción.

Otro de las realidades reflejadas fue el desprendimiento de elementos y herramientas de producción como canoas, vaquillas y chancas madres, que se suma a la falta de colaboración de comunas y municipios con ciertos servicios como el traslado de alumnos para asistir a la escuela en las zonas rurales y la falta de espacios para abordar la temática de la Agricultura Familiar y Emprendedorismo.

TRABAJO ORGANIZATIVO DE LAS FAMILIAS

Las organizaciones continúan sus dinámicas con reuniones, debates y capacitaciones. Mantienen asambleas para renovar sus comisiones y favorecen entre ellos la comunicación interna para compartir las informaciones. Además elaboran y formulan proyectos, los evalúan y gestionan.

Estas organizaciones tienen contención en lo económico a través de fondos rotatorios y microcréditos, además de conocer algunas áreas del Estado donde gestionar proyectos y son las receptoras de los problemas actuales y particulares de las familias que también plantean sus problemáticas a municipios y comunas donde no siempre se encuentran con respuestas.

LAS ORGANIZACIONES DE LA AGRICULTURA FAMILIAR CONSTRUYENDO COMO SECTOR

Las organizaciones comparten experiencias entre sí y en los encuentros, pero por motivos de financiamiento a veces es difícil reunirse y las organizaciones de zonas más alejadas sufren la falta de articulación.

Para seguir sosteniendo las organizaciones y los procesos productivos es fundamental la intervención del estado en ejecución de las políticas públicas existentes para el sector de la Agricultura Familiar.

Cada organización busca solucionar con las herramientas que existen en el territorio: Cuentan con políticas de fortalecimiento y capacitación y de las Organizaciones No Gubernamentales – ONG-. Algunas ya tienen fondos rotatorios y cuotas societarias.

Se accede a financiamiento económico para llevar adelante mejoras productivas por medio de los microcréditos otorgados por la Fundación Nuevos Surcos.

POLÍTICAS PÚBLICAS PARA EL SECTOR: ACTIVAS, EN RIESGO, NO EXISTEN

La vinculación con Organizaciones del sector no Gubernamental y con distintos organismos y ministerios del Estado a nivel provincial y nacional (Subsecretaría de Agricultura Familiar, Ministerio de Desarrollo Social, INTA, Ministerio de Medio ambiente ) lleva a que se implementen algunos programas o proyectos. En muy pocos casos con los municipios /comunas.

Las organizaciones en sus diferentes modos mantienen relación con funcionarios públicos (diputados, senadores, concejales) con el objetivo de plantear las dificultades y propuestas del sector.

En particular, las organizaciones de la Agricultura Familiar, visualizan y reconocen al Estado como ejecutor de políticas públicas.

La respuesta del estado son proyectos o programas de corto plazo que no cubren las demandas de la agricultura familiar.

Por todo lo expuesto, proponemos:

  • La reglamentación y asignación de presupuesto a la ley de AGRICULTURA FAMILIAR, tanto a nivel provincial, como nacional.
  • Financiamiento de proyectos productivos para fomentar y consolidar el trabajo autogestionario de los Agricultores Familiares, Emprendedores y Comunidades de los Pueblos Originarios.
  • Apoyo estatal e inclusión para una participación activa de las organizaciones del sector.
    Capacitación y asistencia técnica.
  • Conservar la categoría impositiva y previsional del sector (Monotributo Social Agropecuario).
  • Apoyo a la comercialización.