El Museo de Ciencias Naturales de La Plata restituyó el cráneo del Cacique Qom “Cruz Polvareda” asesinado en 1866. Los restos fueron recibidos por la Comunidad Qom Nala de Las Toscas y depositados a los pies de un gran algarrobo de la localidad de Villa Guillermina.

La captura del Cacique Polvoreda fue documentada en un registro militar de 1866 dirigido al gobernador de Santa Fe Nicasio Oroño donde Manuel Olmedo detalla: “No hemos hecho todo, pero hemos triunfado completamente dejando en el Chaco en diferentes combates a 74 indios muertos en pelea. Entre estos a cinco caciques: Ponciano Morcona, Antonio Ahaquihancalé, Juan de la Cruz Cacitoqui, Cruz Polvareda y Nicolás Samaquín”.

El Cacique Cruz Polvareda volvió al Gran Chaco

El Museo de Ciencias Naturales de La Plata restituyó el cráneo del Cacique Qom “Cruz Polvareda” asesinado en 1866. Los restos fueron recibidos por la Comunidad Qom Nala de Las Toscas y depositados a los pies de un gran algarrobo de la localidad de Villa Guillermina en el norte santafesino.

Gepostet von INCUPO am Donnerstag, 31. Oktober 2019

El cráneo de Polvoreda fue coleccionado por el agrimensor Carlos Chaperouge, que acompañó al coronel Manuel Obligado en el genocidio de los Qom para demarcar las tierras arrebatas al pueblo del gran Chaco y se encontraba catalogado en el Museo de Ciencias Naturales de la Plata.

“En 2016 iniciamos los trámites para pedir la restitución a través de la organización nacional (INAI), la provincial (IPAS), y los hermanos de la región que son ocho comunidades representadas por referentes que me delegaron como cacique de la región del norte santafesino”, repasó Darío Pereyra de la comunidad Qom Nala de Las Toscas.

Amauta Wari Rimachi

El territorio

“Nosotros decimos que el documento legal del territorio es Polvareda porque él murió por estas tierras y hoy retomamos como caciques, con las leyes que tenemos y nos amparan, para que nos puedan restituir, legalmente, las tierras de este norte”, aseguró Darío Pereyra.

Los restos de Polvareda fueron honrados a los pies de un gran algarrobo en la localidad de Villa Guillermina donde se montó un complejo circular con murales y una escultura central con cuerpo de caballo y torso humano que está disparando una flecha con el arco.

“Llamamos a las cuatro direcciones, llamamos a la Madre Agua, la Madre Tierra, al Padre Aire y al Padre Fuego, y nos comunicamos con nuestro Padre Sol y Madre Luna para acompañar este momento ceremonial donde honramos al abuelo Cacique Polvareda, que vivió en esta región y fue asesinado en manos de pueblos que hoy colonizaron este territorio”, expresó Amauta Wari Rimachi, que ejecutó la quena y el phututu “para pedir permiso a los abuelos y abuelas en las cuatro direcciones” y “para armonizar energías”.

Arte mural

Los murales que custodian el algarrobo de Polvareda fueron realizados por el artista plástico reconquistense, Pablo Sánchez, que cuenta con obras en distintos puntos del país.

“Fue un honor porque mi obra se base en la temática de pueblos originarios y es como que una parte de mí queda ahí, en la pared y me sale como de las venas. Es un honor poder representar a mí comunidad Qom”, aseguró el artista.

El llamado

“Se anuncia que descansa debajo de un algarrobo, pero en realidad el territorio lo llamó. En un momento me ha dicho él desde el lado espiritual que es el documento de la tierra, hoy por hoy soy una llave, quiero inicien y sé que lo van a lograr. Lo que no puedo hacer va a continuar mi hijo, mi nieto, y así sucesivamente vamos a recuperar todo los territorios, así que, los animo a todo el pueblo Moqoit, que luchen por su territorio y no se queden”, finalizó el Cacique, Darío Pareyra.