El 22 de noviembre partió el padre Ángel José Tettamanzi SDB y la comunidad de General Güemes, Formosa, donde ejerció el sacerdocio durante 40 años, lo despidió durante dos días. Por allí pasaron Francisco Nazar, la hermana Rosa de San Martín Dos, además de familiares, amigos y otros sacerdotes.

Renzo y Nancy, que fueron parte del Equipo de Promoción Humana y Agroecológica, lo recordaron en su apoyo incondicional a las familias campesinas y al equipo técnico que trabajaba en la zona.

Araceli Pared, compañera de INCUPO en Formosa, lo recordó por su hospitalidad, su apertura a difundir por la radio lo que hacían los campesinos y el acompañamiento en la lucha por sus derechos.

El padre Sergio Castro fue quien escribió unas sentidas palabras de despedida, en las que recordó los mejores momentos de su sacerdocio.

Aquí un fragmento del recorrido que el sacerdote Castro ilustró: “Namuncurá tu sueño de una sociedad mejor, el aborigen hermano y señor, dueño de su destino, de sus tierras y de su religión; don Teófilo te ve pasar, algún enfermo al hospital llevas. A la vuelta un cocido para ganar fuerzas le aceptas; Don Torrez en su caballo arreando el ganado va, te saluda con su sombrero, el cura siempre corriendo levantando el polvaderal. Volviendo para Güemes, a don Ramón Escalante una revista Acción de INCUPO le dejas, se nos fue el vecino de cuántas historias se pueden hablar. Te olvidaste de San Isidro, ya es un barrio más, siempre tienen lindas verduras que al pueblo traerán. Creo que no tienen la luz, te esperan para una nota firmar”.