Organizaciones que reúnen agricultores familiares del centro norte de la provincia de Santa Fe analizaron la situación económica y social que atraviesa el sector y delinearon acciones que se deberían desarrollar en el futuro inmediato porque se está “casi en retroceso” por las políticas aplicadas por el gobierno nacional.

Con una Ley Nacional de Agricultura Familiar que no se reglamenta las organizaciones ven complicado el horizonte del sector.

“La agricultura familiar está en una decadencia y casi en retroceso. A una temporada de clima que no es favorable, se sumó la suba de precios de insumos como el combustible y una baja en el precio de venta de los productos. Pero sería feo que solo me quede en el lamento porque esta situación nos obliga a encontrar lo positivo que tienen las organizaciones como estas articulaciones que se da acá con toda esta gente con la que salimos a pelear esta situación”, describió José Luis Castillo, integrante de la UONSAFE (Unión de Organizaciones del Norte de Santa Fe) y de ACINA (Asamblea Campesina e Indígena del Norte Argentino).

“La agricultura familiar está en una decadencia y casi retroceso”, aseguró José Luis Castillo.

En tanto Dolores González, dirigente indígena de la étnia Mocoví de la localidad de Cayastá, expuso que la comunidad que enfrenta problemas vinculados a que “hoy en día los productos con los cuales uno mantiene su economía están decayendo” y a pesar de contar con las Leyes 11.078 y 12.086, que establecen los derechos al acceso a la tierra “no contamos con el acceso pleno porque los territorios que se restituyeron a las comunidades están ocupados por terceros”, aseguró Dolores.

Teodoro Suárez del MOPROFE (Movimiento Provincial de Pequeños Productores) consideró que “la situación es complicada porque todo lo que se logró en los años anteriores hoy podemos ver que se cae y una Ley Nacional de Agricultura Familiar que fue dejada de lado sin reglamentarla”. “El falta de acceso a la tierra es un problema. Los campesinos somos desplazados no sólo porque te compran la tierra, sino también por las políticas públicas que tienen una mirada para sacarnos del campo y juntarnos en las ciudades donde quedamos sujetos a políticas asistenciales como si no supiéramos trabajar y producir”, agregó.

Proyecciones

“Hay muy pocas Políticas de Estado con las cuales apoyarse, una de esas es la Ley de Bosques, otras son apenas para sobrevivir y hay otras que desaparecieron como el Monotributo Social. Vemos que también falta una articulación entre los académicos profesionales y los productores que están en el campo”, manifestó José Luis Castillo.

“Hacen falta políticas públicas acorde a las necesidades y a las costumbres ancestrales que tienen las comunidades como lo establece la Constitución”, Dolores González.

“Tenemos que poner en marcha y funcionamiento la Ley Nacional de Agricultura Familiar porque ahí están todas englobadas las necesidades, porque es una legislación que la trabajaron las organizaciones de base”, concluyó Teodoro Suárez.