El Instituto de Cultura Popular desarrolló el segundo módulo de un curso regional donde docentes, productores, estudiantes y técnicos, de distintas provincias que incorporan fundamentos y prácticas para el manejo agroecológico en los sistemas campesinos para la producción de alimentos.

“Además de la producción de alimentos con técnicas agroecológicas, los participantes comparten y desarrollan estrategias de comercialización. Varios son agricultores familiares que producen y venden alimentos agroecológicos y su experiencia sirve a quienes están interesados en esta manera de producir sano y cuidar el medio ambiente, como también a quienes ya están en transición hacia esa manera de producir”, explicaron desde la organización.

Raúl Cococcioni, productor-capacitador agroecológico de la provincia de Formosa

COMPARTIR EXPERIENCIA

Rodrigo Riquelme tiene 17 años y llegó al curso desde la ciudad de Las Toscas (Santa Fe) donde estudia en la secundaria y estaba esperando el segundo módulo porque “los temas de animales como caballos y vacas” que se desarrollaron son sus preferidos, pero también recordó que “los conocimientos sobre suelo” desarrollados en el primer módulo los compartió con su abuelo y lo pusieron en práctica “con unas pocas plantitas que teníamos y se criaron más” a partir de la utilización del fertilizante orgánico “Supermagro”, que prepararon en el primer encuentro. “Crecen más rápido y fuertes”, aseguró.

Dario Jurado es un pequeño productor de la localidad de Lavalle (Corrientes) donde hace agricultura orgánica con tomate, tomate cherry y morrones. “Soy nuevo porque hace poco más de un año que me dedico a esto, pero estoy orgulloso de estar en este camino y con ganas de aprender más”, repasó y se reía al recordar que algunos saberes del segundo módulo los había aplicado antes de tener el encuentro porque después del primer encuentro “activé más un lumbricario y como mi vecina tiene unas vacas y un caballo incorporé la bosta para la comida de las lombrices y de ahí saco el humus para mi plantación”, explicó.

Silvana Alarcón es funcionaria de la comuna de Villa Guillermina (Santa Fe) donde trabaja en el área de la producción y huertas de la comunidad y comentó que “después del primer módulo aplicamos fertilizante orgánico en las huertas para la producción de verduras y además pudimos empezar con la feria de artesanos y emprendedores”. “La primera vez tuvimos cinco participantes y en la segunda ya fuimos 15 y ahora vamos por más”, confió.

Semillas nativas como banderas de la soberanía alimentaria y la diversidad natural.

APRENDER HACIENDO

La capacitación que se distribuye en tres módulos y a lo largo de cinco meses tiene tres instancias presenciales en la ciudad de Reconquista, Santa Fe y cuenta con la certificación de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y la Facultad de Salud de la Universidad Católica de Santa Fe.

Entre cada etapa los participantes realizan trabajos de campo que permiten profundizar los saberes que se comparten en las instancias presenciales. Los participantes se llevan material impreso y se contactan, permanentemente, entre ellos y los capacitadores generando un doble canal de circulación de saberes: el que se propone desde el programa y los capacitadores y el que se forma entre los participantes que estrechan vínculos con personas que a miles de kilómetros de distancia hacen su aporte para un mejor mañana y que a partir de la misma esperanza y la tecnología hoy están más juntos.