La Alianza Internacional hace un llamamiento a los Eurodiputados y legisladores del MERCOSUR para que rechacen el acuerdo comercial del Mercosur de la UE.
Nosotros, INCUPO de Argentina, así como la WELTHAUS Diócesis de Graz-Seckau (Austria) y DKA  Austria, y 35 organizaciones de Europa y del MERCOSUR, nos expresamos con respecto al Acuerdo de Asociación Estratégica UE-MERCOSUR. Pedimos que no ratifique este acuerdo, ya que, en esta forma, se viola derechos humanos y la protección del medio ambiente y del clima.
El 28 de junio de 2019, se adoptó un «acuerdo en principio« entre la UE y los países del MERCOSUR. Este acuerdo prevé la liberalización extensiva del comercio entre la UE y el Mercosur. En el ámbito de los mercados de productos agrícolas, la UE abrirá el 82 por ciento en su totalidad y se liberalizará en el resto del mundo. En la actualidad, en los países del MERCOSUR se presentan deterioros masivos de los derechos humanos, el clima y la protección del medio ambiente. Ataques a personas que defienden los recursos naturales están en aumento en todos los países del MERCOSUR. Las poblaciones indígenas en particular son cada vez más marginadas, discriminadas y sometidas a violencia masiva. De los 365 activistas de derechos humanos, ambientalistas e indígenas desaparecidos en los últimos dos años, la mayoría provenían de América Latina. Sólo en Brasil, 71 defensores y defensoras de derechos humanos fueron asesinados en 2017 y 28 en 2018.
Además, actualmente hay deterioros ecológicos significativos. La intensificación y expansión de la producción agrícola aumenta la presión sobre ecosistemas y hábitats valiosos. Esto afecta no sólo al Amazonas, sino también a otras regiones como el Cerrado o el Gran Chaco Americano. En Brasil, por ejemplo, se talaron más de 4300 km2 de bosques solo en el primer semestre de 2019. Según la FAO, Argentina y Paraguay también se encuentran entre los países con las tasas de deforestación más altas del mundo.
La situación económica y política actual, especialmente en Brasil y Argentina, también está contribuyendo a un renovado aumento de la pobreza y el hambre. Las personas de las zonas rurales se ven particularmente afectadas. El fortalecimiento de los agricultores familiares, como ha pedido recientemente la Sra. Hilal Elver, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, ayudaría a mejorar el suministro de la población local. Actualmente, más de la mitad de los niños y jóvenes de Argentina viven en la pobreza. Casi el 30 por ciento de los niños están desnutridos y el 13 por ciento tienen hambre. El Tratado UE-MERCOSUR, por otra parte, favorece un modelo agroindustrial destinado a la exportación de productos agropecuarios. Las consecuencias de la UE-MERCOSUR también se están sintiendo en Austria y en la UE: la celebración del acuerdo ejercerá aún más presión sobre la agricultura familiar y la someterá a cambios masivos sociales y ambientales.

  VER DOCUMENTO COMPLETO –