El Instituto de Cultura Popular inició un curso regional sobre agroecología donde participan docentes, productores, estudiantes y técnicos, que llegaron desde distintas provincias para realizar el primero de tres encuentros que tienen lugar en la ciudad de Reconquista, Santa Fe. El curso cuenta con la certificación de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y la Facultad de Salud de la Universidad Católica de Santa Fe.

“El curso busca acercar fundamentos del manejo agroecológico de los sistemas campesinos, practicar técnicas de producción- comercialización y desarrollar capacidades para la construccion de propuestas en transición agroecológica con productores familiares. Los participantes también reflexionan sobre el rol y la identidad del agricultor familiar como actores claves en la producción local de alimentos saludables”, explicaron desde la organización.

El mismo tiene tres etapas presenciales de dos días y entre cada etapa se realizan trabajos de campo que permiten profundizar lo trabajado en las instancias presenciales. “Los participantes se llevan material impreso y se contactan permanentemente con los capacitadores como entre sí, porque los encuentros estrechan vínculos”, agregaron.

En el primer encuentro, los participantes trabajaron los “ejes de un sistema de vida con enfoque Agroecologico”, “la vida del suelo como base de la producción” y “el valor de la semilla nativa”, entre otros temas.

Teoría y práctica

“Nos invitaron para compartir las experiencias que tenemos en manejo y conservación del suelo, y pudimos trabajar con la parte química, física y biológica del suelo haciendo algunas determinaciones como el impacto del rastrojo en el suelo, de la materia orgánica. También compartimos cuáles son algunos de los insumos biológicos que se están usando en la agricultura”, explicó la Ingeniera Agrónoma del Instituto Agrotécnico “Pedro Fuentes Godo” de la Universidad Nacional del Nordeste, Cristina Sotelo, que  junto al Ingeniero Agrónomo, Germán Pérez, estuvieron presentes en el primer día del curso.

Apenas terminada la charla sobre la composición del suelo, los participantes pusieron mano en la elaboración de Supermagro, un biofertilizante foliar orgánico difundido desde hace más de una década por INCUPO. “Es un biofertilizante, que lleva materiales orgánicos y minerales, y se va mezclando en un proceso de fermentación de, aproximadamente, 90 días, después de lo cual tenemos un producto final que se lo diluye y pulveriza en las hortalizas aportando micronutrientes en complemento a todo lo que se ha puesto en el suelo”, explicó el técnico, Fredy Fleytas desde INCUPO.

Productores – capacitadores

Raúl Cococcioni es productor hortícola en La Picadita, Formosa, y es el segundo que participa como docente en el curso, en este año reconociéndose como “defensor de la semilla nativa y criolla” su participación estuvo centrada en la defensa y conservación de esta fuente de vida y derecho de la humanidad. “Estuvimos viendo desde la producción hasta la conservación de la semilla que es un largo camino a tener en cuenta”, explicó.

“A veces nos limitamos y decimos de tranqueras adentro manejo mi producción y no influyo tranqueras afueras, sin embargo, la capacitación te permite sumar teoría a las prácticas que ya tengo y eso a mí me dio un boom, porque ahora además de producir alimentos estoy enseñando a producir esos alimentos”, agregó el productor-capacitador.

Motivaciones

Graciela Romero, docente en Villa Guillermina, Santa Fe

“Quería aprender agroecología pensando en el futuro y mis hijos”, comentó, Graciela Romero, docente de Villa Guillermina, que orgullosa repasó que en su escuela se instaló un biodigestor y se está trabajando para conservar semillas nativas.

 

 

Federico Pognante, Subsecretaría de Agricultura Familiar, Santa Fe.

“Trabajo en la Subsecretaría de Agricultura Familiar acompañando a agricultores familiares con un enfoque de agroecología y es el segundo año que me convocan para compartir nuestras experiencias. Esta vez estuve hablando sobre la semilla junto a productores que tienen mucha experiencia”, repasó Federico Pogniante.

 

Noemí Fernández, emprendedora de la ciudad Vera, Santa Fe.

“Soy estudiante de gastronomía y hace un par de años me vengo inclinando por esta idea de la cocina saludable y uno siempre intenta mantener ese habito de comer saludable, pero muchos de los alimentos que temos de fácil acceso en una verdulería son transgénico. Entonces mi idea es que mí cocina sea con alimentos saludables cultivados por mí”, expresó, Noemí Fernández de la ciudad Vera en Santa Fe.