La formación es impulsada por concejales capitalinos y está orientada a pequeños comerciantes, feriantes y agricultores familiares.

“Nuestro objetivo es aportar herramientas tecnológicas, como el uso de posnet, a pequeños comerciantes, para favorecer la venta a través de tarjetas de debito o crédito”, explicó el concejal Fabián Ríos, uno de los promotores del programa de capacitación, que dio comienzo el pasado viernes en la sede de Partido Justicialista correntino.
Como ejemplo, el concejal explico que “A partir de marzo, se distribuirán en la provincia unas 52.000 “Tarjetas Alimentarias”, que son tarjetas de débito para la compra de alimentos. Esto significará un ingreso mensual de unos 300 millones a la provincia. La idea es que estos montos no vayan solamente a las grandes cadenas de supermercados, sino que también puedan ser captadas por pequeños comerciantes”.

Acerca del programa de capacitación Diego Ayala, coordinador del equipo técnico, expresó que “en esta oportunidad explicaremos la utilización de posnet inalámbricos para ser usados con el celular”.
Para recibir el pago con tarjeta alimentar, Ayala detalló que “el emprendedor debe registrarse como monotributista en el rubro productor de alimentos.”
El tema inscripción, fue desarrollado por funcionarios de la AFIP invitados al encuentro.
El costo financiero del sistema está entre los 3 y 5% de cada venta realizada. Los ingresos por venta se acreditan en una cuenta a nombre del productor, que puede retirar al cabo de unos días.

Al finalizar la capacitación, los organizadores obsequiaron a los emprendedores 100 posnet inalámbricos.
A su vez, explicaron que el programa continuará en forma semanal, y que implementarán una consultoría, donde contadores podrán evacuar dudas sobre la implementación del sistema de venta electrónico.

La tarjeta alimentaria es una credencial similar a una tarjeta de débito. No sirve para extraer dinero de un cajero automático, sino que está pensada para la compra exclusiva de alimentos, con excepción de bebidas alcohólicas. Forma parte del programa “Argentina sin Hambre”, implementada por el Ministerio de Desarrollo de la Nación. En corrientes, recibirán esta tarjeta unas 52458 personas beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo (AUH) con montos de 4000 y 6000 pesos de acuerdo al número de hijos.

 

De los dichos a los hechos

Tanto en las plataformas políticas como en los discursos, la Agricultura Familiar aparece como un actor clave en la lucha contra el hambre en nuestro país.
Claro que, para que esto se haga realidad, hacen falta políticas públicas que apoyen al sector. Si bien, como en el caso de los concejales correntinos, existen iniciativas de apoyo al sector, hacen falta medidas de fondo.
El acceso a la tierra, a créditos accesibles para la producción, la adecuación de normativas para la venta de alimentos son algunas de estas políticas que las organizaciones campesinas vienen reclamando desde hace tiempo.
Ya va siendo hora de que “de los dichos», se pase «a los hechos”

PRENSA INCUPO